Fundación de Sensalia

En 2004, al fundar Sensalia fuimos visionarios apostando fuerte por las mascarillas en tisú como fórmula de belleza efectiva y práctica para la mujer moderna. En Europa sólo algunas marcas selectivas ofrecían cajas con varias unidades de una referencia y a precios desorbitados. Era un concepto desconocido para el gran público en occidente, mientras que para la mujer asiática era parte de su rutina diaria, y muchas veces, su secreto de belleza.

Se gestó en nosotros el impulso emprendedor con la vocación de aportar a la mujer occidental una cosmética de vanguardia y a la vez asequible. Teníamos claro que nuestras fórmulas tenían que ser de la mejor calidad, con sérums naturales y libres de parabenos, y a la vez a un precio seductor. De ahí nació la primera línea de 6 mascarillas en tisú monodosis lanzada en Europa. Muchos clientes se sorprendían cuando les introducíamos la categoría, y tras probar nuestras mascarillas, se enamoraron de los resultados y de la efectividad de nuestros productos. Así, poco a poco, como el bambú japonés, hemos ido creciendo, desarrollando raíces sólidas y satisfaciendo las aspiraciones de nuestras consumidoras en más de 20 países.

En 2011 fuimos también los primeros en desarrollar una línea de calcetines y guantes de tratamiento en formato tisú. Otro éxito visionario que se está confirmando.

Y así seguimos día a día en Sensalia, con un maravilloso equipo lleno de entusiasmo y pasión, investigando e innovando para seguir creando productos auténticos y sorprendentes. Nuestro equipo de I+D está trabajando en nuevos lanzamientos que crearán tendencia, en línea con nuestra misión: “traer del futuro la cosmética que te ayuda a brillar por dentro y por fuera en cada fase de tu vida”.